Bienvenidos a De Gusanos y Lombrices. We Are The Best.

lunes, 19 de marzo de 2012

Hoy es el Día del Padre.

Feliz Día del Padre a todos los hijos que tenemos la suerte de tener papás cojonudos y a todos los padres que tienen la suerte de serlo.



Pertenezco a una generación y a una clase social en la que lo habitual era que la mami estuviera en el hogar limpiando, cocinando, planchando y demás "sus labores". Se pasaba casi todo el día en casa y solamente salía al mercado para comprarnos comida o para conseguirnos ropa con la que vestirnos lo más dignamente posible. En invierno nos ponía leotardos y pasamontañas. El caso es que parecía que la mamma estaba siempre disponible para ayudarte con cualquier problema de cualquier índole que pudiera surgirte.

Y luego estaba el papi. Era todo lo contrario. Casi nunca estaba en casa. Mi padre se iba muy pronto y volvía muy tarde. Se duchaba (qué coño se duchaba, se bañaba, lo de ducharse es más moderno) y volvía a irse para comprar un montón de cosas más. Siempre comprando. Los domingos por la mañana traía bandejas gigantes de cruasanes y nos alimentaba como lo que éramos: polluelos desquiciados. Los veranos nos metía a los 6 churumbeles en el 127 y nos tranportaba como lo que éramos, becerros desbocados, hasta un destino veraniego en el que nos tirábamos dos meses con nuestra mami, claro, que se pasaba las vacaciones limpiando, cocinando y planchando. El papi subía a vernos los findes y siempre traía más y más cosas.


Cuando yo era niño, mi padre era enorme, altísimo. Tenía unas manos todopoderosas. Su mano derecha era como Mjolnir y su mano izquierda como el puño de Mazinger Z. Tenía unas cuchillas de pescadero también enormes y yo le acompañaba cuando iba a afilarlas y contemplaba cómo echaban chispas cuando chocaban contra la piedra de tal manera que parecían haber sido forjadas por el mísmisimo Völundur. Así permaneció mi padre, todopoderoso en la cima de su monte Olimpo (aunque era más de Moncayo) durante muchos años hasta que, un día, murió mi abuelo que era el padre de mi padre. Mi abuelo había sido ferroviario. También se había ido a trabajar muy pronto y había vuelto muy tarde. Y había vuelto de trabajar y se había bañado. Y había salido a comprar un montón de cosas más. Siempre comprando. Y se había ido a comprar churros los domingos por la mañana. Y mi abuelo había sido enorme, altísimo, con unas manos todopoderosas. Y el ciclo neorrealista de nuestras vidas parecía no tener fin.

El caso es que, un día, mi padre se echó a llorar y yo corrí a abrazarle y me di cuenta de que mi padre estaba tan caliente y olía tan bien como mi madre. Y ya nunca he dejado de darle abrazos y besazos.

A mi padre lo que más le gustan son los westerns, las mujeres, la música y la comida. A mí, sin embargo, lo que más me gustan son los westerns, las mujeres, la música y la comida.

Yo, por mi padre, sería capaz de hacer esto...


... porque sé que mi padre, por mí, sería capaz de hacer esto otro:


Well done papa, well done.

14 comentarios:

diego dijo...

Joder, señor Gusano!

me ha emocionado, estoy llorando mientras escribo esto.

Diego.

David Amorós dijo...

Muy hermoso. Ahora falta alguien que de aquí a unos años escriba ésro por ti y cierre el círculo, je,je. Un abrazo.

Kinezoe dijo...

Impresionante y conmovedor, Mister. Eres un crack contando las cosas. En serio. ¡Feliz Día, amigo! Yo ya felicité a mi padre esta mañana. Como debe ser.

G. K. Dexter dijo...

Mr. Lombreeze.

Directo y conciso, a la par que muy muy muy muy emotivo.

Solo me resta enviarle...

...un saludo cinéfilo.

Mara dijo...

Bonito post.

Charlie dijo...

Joder, Lombri, siempre me quedo flipando con tus historias. Qué albeliá para contarlas y siempre con un buen remate.
Ahora tengo yo una duda: ¿has seguido la tradición de ser altísimo y con manos todopoderosas?

Un saludo, elemento.

Javier dijo...

Piensa en el abrazo que le diste a tu padre... y regálale uno de esos de mi parte a tu má y a tu pá.

Cada día lo haces mejor, jodido.

Un abrazo

Javier R.P.

redrum dijo...

Mamoncete... siempre me emociona con estas entradas... Y de paso me ha recordado el felicitar a mi padre.

Un saludo!

Mr. Lombreeze dijo...

@David Amorós, me temo que nadie hablará de mí cuando haya muerto, es el precio que he de pagar para poder, antes de estirar la pata, cerrar los ojos y acordarme de tantos y tantos sitios a los que pude viajer porque no tuve que estar todo el día comprando cosas y cosas y más cosas a una panda de ingratos becerros desbocados. También me acordaré de mi padre, claro, y de cómo le brillan los ojos cuando le enseño las fotos de mis vacaciones.

@Diego, Kine, Dexter ¿sois papis?, si es así, ¡buena suerte!. Sed unos padres cojonudos para que, como dice David Amorós, vuestros retoños miren hacia atrás sin ira. Vaya responsabilidad... Coñe, no me lloren.., igual me he pasado de azúcar pero es que mi padre mola mucho, es como un personaje de las pelis de Kaurismäki. Creo que no hay amor cinematográfico más hermoso de un hijo hacia un padre que el de Michael Corleone por Vito Corleone.

Mr. Lombreeze dijo...

@Charlie, gracias amigo. No, no he seguido la tradición y "el apellido morirá conmigo" (como decían antes). Mi patológico egoísmo hedonista unido a mis escasas dotes mentales y a mis más escasos ingresos económicos me han llevado por el mal camino. Y encima me casé con una señora de mi mismo palo. Según ella, yo sería un padre "malísimo", o sea, buenísimo: estaría todo el día de cachondeo con los críos y cero de disciplina. Nunca lo sabremos. Lo que sí sé es que ser padre significa, entre otras cosas, renunciar a muchos sueños y yo le agradezco al mío el que lo hiciera pero también sé que el retorno de ese sacrificio suele ser escaso. Es una mala inversión.

Mr. Lombreeze dijo...

@Javier, pues de tu parte se los voy a dar. Lo mismo digo para los tuyos que, ya lo sabes, fueron para mí, durante muchos años, modélicos. ¡¡¡Me gustaban más que los padres de las series americanas!!!. Feliz dia del papi, amigo, que padrazos como tú tampoco abundan.

Mr. Lombreeze dijo...

@redrum, jejeje, de algo me tiene que valer el ver tanto cine convencional, me salen historias convencionales pero efectivas... Todos tenemos estas debilidades, incluso Lynch nos contó Una Historia Verdadera...

diego dijo...

a) sí, soy orgulloso padre de dos. 4 y 2 años. El mayor pasó ayer a cinturón blanco-amarillo en karate -y ha dormido con el cinturón puesto-, el pequeño ya es teniente en la 9ª panzerdivision, gran futuro.

b) los Corleone son una familia como Dios manda.

c) os quiero a todos, cabrones!!

Mr. Lombreeze dijo...

@diego, jajajja, enhorabuena a tus campeones.
totalmente de acuerdo con tus puntos b) y c).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails