miércoles, 30 de noviembre de 2016

Por qué no apruebo el boicot a Trueba. Los putos nacionalismos.

Los nacionalismos son perversos porque no dejan a la gente sentirse como le salga de los cojones. Para ello disponen de un catálogo de aberraciones coactivas que bajan desde la cima en la que vive el tiro en la nuca de los etarras y pasan por xenofobias, racismos, guetos físicos, guetos intelectuales, inmersiones lingüísticas forzosas, revisionismos históricos, ingenierías financieras, estereotipos y escupitajos en la cara. Cada nacionalismo, el asesino, el institucional y el paleto, tiene sus preferencias. Por eso odio a los nacionalistas (tengo que añadir "excluyentes" para los cortos de entendederas). No los odio por que ellos se sientan lo que quieran sentirse sino por obligar a los demás a sentir lo mismo bajo la amenaza de expulsión del lebensraum al que siempre cree tener derecho el autoproclamado pueblo elegido de turno.

Hoy vengo a decir que Fernando Trueba tiene derecho a sentirse como le salga de los cojones. Y tras sentirse como le salga los cojones, también tiene derecho a pedir dinero a quien le salga de los cojones para hacer la película que le salga de los cojones.

Así que opino que todos los que boicoteen La Reina de España por cualesquiera que sean las declaraciones o los sentimientos de Trueba son unos bárbaros. Otra cosa es que la película sea buena o sea una mierda, cosa que ni sé - ni me importa (porque personalmente no tengo ningún interés en verla).

 

martes, 29 de noviembre de 2016

Por qué no lloro la muerte de Fidel Castro.

Llevo varios días recibiendo memes (aka panfletos) como éste:


Me lo envían amigos y conocidos. Son de izquierdas. Lo hacen de buena fe pero se equivocan muchísimo. Yo, que también soy de izquierdas, voy a emplear mi blog (que no leen) para decirles que una mente ilustrada el siglo XXI no debe perder el tiempo verificando datos de ninguna propaganda de ningún régimen autoritario. La realidad es que Cuba es una dictadura en la que la gente vive fatal. Dicho esto, el resto de alabanzas a la figura de Fidel Castro y/o a su régimen son nostalgia pura. Un horror para la razón. Esto lo he visto mil veces porque no es sino un copia - pega de los argumentos nostálgicos  que le rezan el 20N a Franco, o a la URSS la fecha que sea o a etc cuando quiera que toque atacar los fallos de las democracias (ya ven que me controlo y no pongo "Hitler").

   

Considero que comprar esas argumentaciones roza el analfabetismo (histórico) y constituye una memez política que no hace ningún bien a ninguna izquierda moderna.
Por cierto, aprovecho para pedir el fin del embargo USA, que es otra aberración gordísima, aunque los ultra imperialistas me envíen muchos memes justificándolo y minimizando sus efectos reales en la economía cubana.

Cuba, México y Rusia tienen los más hermosos folclores del mundo. 
Disfrutemos ahora de un estupendo y multiartístico ejemplo del cubano:

lunes, 21 de noviembre de 2016

La Llegada (2016, Denis Villeneuve) es un coñazo. Sin más.

Yo es que soy muy fan de Denis Villenueuve porque soy  muy fan de Incendies, de Prisioneros, de Sicario y hasta de Enemy. Es por ello que no necesitaba del unánime entusiasmo de la crítica para ir a ver la nueva película del tío que va a tener los santos co**nes de hacer un remake de Blade Runner. Así que he ido a verla y vengo a decir lo siguiente: La Llegada es un tostón. Y no solamente eso sino que, atentos a mi alarde de personalidad, creo que también es ñoña, hortera y pedante


Es una historia de platillos volantes misteriosos que vienen a comunicarse con nosotros, que somos la Humanidad babilónica mal avenida. Menos mal que hay un par de científicos (y sus tribulaciones) que se remangan y se ponen a trabajar duro para conseguir hablar con unos bichos que son muy listos para unas cosas (cruzar galaxias) pero muy tontos para otras porque son incapaces de hablar o escribir alguna de las 7.000 lenguas que existen en la Tierra y evitarnos dos horas de dolores de cabeza y falsos amigos en la traducción. El cotarro del contacto lo controlan los militares y hay un tío de la CIA, muy avinagrado, que está todo el rato paranoico, como siempre. 


No sé muy bien cómo seguir relacionando las debilidades del guion de La Llegada sin hacer spoilers. Así que voy a concluir diciendo que, además de las paradojas temporales (que suelo detestar), las dos moralejas de la película me interesan muy poco porque las encuentro muy naífs: hablando se entiende la gente y la vida merece la pena ser vivida. Toma ya. No quiero hacer lecturas reaccionarias imperialistas porque me da pereza. Pero la idea de una única lengua que una a la Humanidad me da un poco de asco (que yo soy muy multicultural). 

Si a esto le unimos el hecho de que visualmente la película me produjo algo de sopor con tanto primer plano y que su imaginería extraterrestre no pasará a mi Historia del Cine, pues eso, que aquí queda escrito para la posteridad (por si alguna vez vienen los extraterrestres a leer mi blog): 

La Llegada es un coñazo. 

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Frases de Cine. La pobreza en Hell or High Water (2016, David Mackenzie).

Una de las mejoras películas del año. 


El título en español me horroriza (Comanchería), 
así que nos quedamos con el original: 
Hell or Hight Water
un estupendo noir westernizado que, muy probablemente, se colará en mi 
esperadísimo Top 10 movies 2016.

La genial frasecita a la que hace referencia el título del post, es esta verdad absoluta:

He sido pobre toda la vida. También mis padres. Y sus padres. Es como una enfermedad que se transmite de generación en generación. Infecta a todas las personas que uno conoce... pero no infectará a mis hijos...


Leo también esta noticia y.., claro.., es que son verdades como puños. Esto se lo oí decir a mi padre (pescadero de los de levantarse a las 04.00 AM) hace 40 años. Desde entonces no para de repetirlo y ahora la Universidad de Zaragoza le da la razón.



miércoles, 9 de noviembre de 2016

Trump o la Desgracia de la Estética que es la peor de las desgracias.


Listados como éste que encabeza el post (elaborado y manipulado en este caso por un lobby cristiano norteamericano) es lo que suele ver un votante estándar norteamericano (y de cualquier otro país democrático): titulares de asuntos complejos que se resuelven con un SI/NO. El resto de las diatribas políticas son cosas de tertulianos, a sueldo o vocacionales, de la Sexta  o 13TV, o de graciosillos de twitter. La realidad es que el votante rellena su quiniela y vota al candidato con más aciertos. Por eso gana Trump en los USA o renueva Rajoy o sube Podemos en España, o gana el Brexit. Los beatillos de la Faith&Freedom Coalition lo saben (lo mismo que todos los demagogos) y lo han explotado en su beneficio, claro.

La democracia participativa está muy bien en teoría pero es muy cansada en la práctica (lo digo sin ironía), así que no nos queda más remedio que confiar en la profesionalidad de los profesionales de la política. El Pueblo ha hablado y hay que respetar su decisión. Todo lo demás son aspavientos elitistas de demócratas de pacotilla, o sea, los déspotas ilustrados de toda la vida.

Yo me la envaino con Rajoy y con Trump porque de las aristocracias intelectuales nacen los lobbies. Pero me reservo un derecho inalienable del individuo: el lamento por las desgracias estéticas.

Y es que lo peor de la victoria de Trump no es lo que va a hacer en política exterior (porque los presidentes USA están controladísimos por el Congreso y el Senado) o en política interior (porque cada estado de los USA hace lo que sale del arco de triunfo). Lo peor de la victoria de Trump es esta tragedia estética:


Esta foto de familia, que parece sacada del elenco de una serie de tv de los noventa, es un insulto a las sensibilidades estéticas del siglo XXI. Y un paso atrás en la evolución artística de la Humanidad. Los griegos no se merecen semejante herencia.

Y es por eso que hoy los gusanos estamos de luto.

Ah, otra cosa. Sobre todo, al menos durante estos días, no olviden apostillar todos sus comentarios sobre este tema con el mantra "Hitler fue elegido democráticamente".

martes, 25 de octubre de 2016

El Asedio de Jadotville, la Operación Antropoide y la redención de Christian Grey.

A ver, yo del universo 50 sombras de Grey no tengo mucha idea porque no conozco a nadie de mi entorno que haya leído las famosas novelas. Esto lo digo no para sacar pecho intelectual, sino como mero dato a modo de introducción del post. La película tampoco la he visto porque la pusieron a caer de un burro y porque ni el cine, ni la literatura erótica me interesan. Yo soy de romanticismo o de porno. Lo que sí hago es leer el MUY INTERESANTE que una vez me dijo que la fantasía sexual femenina número 1 era la de ser dominadas, así que supongo que ése será uno de los motivos del éxito de la saga Grey, a cuya protagonista femenina le gusta mucho experimentar esa sensación de sumisa aunque le guste menos experimentar con la lencería porque sigue llevando las bragas Princesa que le regalaron el día de su Comunión.


Vale. Todo el párrafo anterior no sirve sino para presentar a nuestro protagonista de hoy: el guapísimo y buen actor Jamie Dornan (Christian Grey) quien, entre Grey I y Grey II, ha protagonizado este año dos buenas películas que hoy vamos a recomendar para que disfruten de ellas y para redimir a Jamie Dornan del sambenito de calientabragas cinematográfico.

Las dos películas tienen en común un par de cosas: pretenden recrear fielmente en pantalla dos hechos históricos y son películas “de guerra” (como diría mi padre).

Operación Antropoide (2016). Película que lleva el mismo nombre de la operación que en plena WWII, en 1942, tuvo como objetivo atentar contra uno de los  hijosdelagranputa más grandes que ha parido Alemania: Reinhard Heydrich, jerifalte nazi entre cuyos méritos tenemos que atribuirle el de idear la solución final para exterminar a los judíos de Europa. La película recrea muy bien toda la operación (ojo al momento del atentado que fue... pues eso... "de película") y nos trae a la memoria la versión de 1975 que aquí titularon Siete hombres al amanecer. Operación Antropoide está escrita y dirigida por el británico Sean Ellis a quien nosotros seguimos la pista desde que en 2004 disfrutamos de su hermoso corto Cashback y a quien admiramos en 2013 gracias a su estupenda Operación Manila (no se la pierdan tampoco). Jamie Dornan lo hace muy bien y sale muy guapo como pueden ver en esta foto.


El Asedio de Jadotville (2016). Saltamos de los UK a Irlanda y les recomendamos esta producción de Netflix que rinde homenaje a los 150 cascos azules irlandeses que, en 1961, sumaron, en total, más de 6.000 cojones tras resistir durante 5 días el asedio de 3.000 soldados congoleños comandados por los mercenarios franceses que DeGaulle había enviado a su amigo el dictador congoleño Moise Tshombe. ¿El escenario de fondo?.., el que siempre está detrás de estas tragedias neocolonialistas: el control occidental de las riquezas mineras (cobre y cobalto) que, para su desgracia, posee el estado de Katanga.


El caso es que la ONU dejó tirados a 150 irlandeses en el culo del mundo y ellos, resistieron con un par, como buenos soldados, sin cuestionar el politiqueo y sostenidos por su camadería y entrenamiento. Estas cosas siempre merecen que nos quitemos el sombrero y no hay ni habrá progresía alguna que pueda desprestigiar las (auténticas) hazañas bélicas (y se lo dice un objetor de conciencia) como bien sabe el director de la película, el irlandés Richie Smyth que, aunque viene de dirigir videoclips y un montón de anuncios, demuestra que sabe reconocer una buena historia cuando la tiene delante. En fin, notable película en la que, de nuevo, Jamie Dornan, protagonista casi absoluto, lo hace muy bien y sale muy guapo.

Aunque permítanme que, en lugar de poner la foto de su agraciado careto (que podrán ver en el tráiler de arriba), me una hoy al homenaje a los 150 chicos del Comandante Pat Quinlan cerrando esta entrada con esta otra épica foto:


martes, 18 de octubre de 2016

Grandes Covers de la Humanidad: I´ll Be Seeing You (Iggy Pop y Françoise Hardy).

I´ll Be Seeing You, 

maravillosa canción broadwariana de 1938 que sonó en el Cine por primera vez en la también maravillosa aunque poco conocida película que hoy recomendamos: Te volveré a ver (1944, Dieterle / Cukor). Se la enlazo aquí para que no tengan excusa y la vean online esta misma noche. Disfrutarán de Ginger Rogers, Joseph Cotten y de una historia tremenda. No se la pierdan.


Volviendo a la canción. 

Bing Crosby la convirtió en un bombazo y luego ha sido versionada por un montón de grandes voces y orquestas convirtiéndose en clásico americano del siglo XX.

Iggy Pop la incluyó en su estupendísimo y recomendabilísimo disco de versiones Après (2012) cantándola a dúo nada más y nada menos que con la mítica Françoise Hardy. Les quedó muy bonita y por eso la vamos a escuchar ahora mismo.

Traducción (libérrima) de la letra por el autor del blog:

Te veré,
en todos esos viejos lugares conocidos,
que mi corazón abraza,
todo el día..,
en ese pequeño café,
en el parque de enfrente,
en el carrusel de los niños,
en los castaños,
en el pozo de los deseos.

Te veré,
en los días hermosos de verano,
en todo lo que es luminoso y alegre,
Siempre te imagino así.

Te encontraré en el sol de la mañana,
Y cuando llegue la noche,
estaré mirando a la luna,
pero te estaré viendo a ti.

 

martes, 11 de octubre de 2016

Party Like a Maño. Felices Fiestas a mis paisanos.

Es cierto que, como muy acertadamente nos recuerda Robbie Williams en su último videoclip recurriendo a topicazos, clichés y a Prokofiev (como dios maada), nadie monta unas juergas tan tremendas como las de los magnates rusos:



Pero los mañicos hacemos lo que podemos durante nuestros Pilares como podrán comprobar todos los foranos que visiten Zaragoza durante esta semana.

Yo confieso que no soy muy fiestero y que soy más de Prokofiev, así que aprovecho para traerles hoy a nuestro blog la inmortal y celebérrima Danza de los Caballeros (sampleada por Robbie Williams en el tema que acabamos de escuchar) del ballet Romeo y Julieta (1936) del maestro ruso. Un ballet que cumple ahora 80 años y que los bailarines de la época calificaron como "imposible de bailar".

Hala, que cada uno se divierta como quiera. 
Felices Fiestas. 
Como podrán comprobar, la solución para bailar el baile imbailable era 
la solución jotera: 
brazos en jarras
Somos tremendos los maños...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails